Solidaridad con el Polilla

 

_MG_4813
Nacional acaba de empatar en el Parque Central con la filial del múltiple campeón italiano 1 a 1.
¿Nacional jugó mal? ¿Nacional decepcionó? Y, si nos basamos solo en que no le pudo ganar a Juventud de las Piedras por más filial que sea de la Juventus de local, la respuesta sería si. Si nos basamos que no pudo ganarle a Juventud con el plus de que si ganaba pasaba a Peñarol en el clausura, la respuesta también sería si. Y si nos basamos que si le ganaba a Juventud de local con todos sus jugadores a la orden, pasaba a liderar la tabla anual, la respuesta obviamente sería si.
Pero me voy a bajar del alambrado de la tribuna Abdon Porte para escribir esta columna ya que si sigo colgado ahí, no sólo habría terminado ya de escribir sino que capaz agregaba algún improperio de todos los que puse en el grupo de whatsapp que dio origen a esta web.
Digamos que aún abajo del alambrado se puede decir que Nacional si decepcionó, pero por una sucesión de frustraciones que son las dos fechas del torneo local últimas y la última fecha de libertadores, donde en los 3 partidos quedó esa sensación (y realidad) de que había un plato servido bien calentito de nuestra comida favorita, que teníamos los cubiertos bien afilados, la servilleta puesta en el cuello y el plato se lo dimos sin ninguna razón al perro que nos miraba con cara triste al lado.
Como dije antes en alguna columna, Nacional y Peñarol viven gracias al otro; pendientes del otro. Y resumo estos últimos días de decepción como una solidarización (¿existe esa palabra? Si no existe, ¡Debería!) con el Polilla da Silva para que no lo quemen en la hoguera por no atender el celular; y a pedido de mi colega y amigo Matinee que pedía ayer esta actitud de devolver el favor.

Por eso es que Nacional defraudó.
¿En cuanto a juego? y… no es muy claro, pero no creo haya defraudado; actitud sobró, algo que no debería ni nombrarse, pero como recuerdo muchas alineaciones donde esto no ocurría, me gusta nombrarlo ahora.

El partido se mereció ganar, no fue que se jugó re bien, pero la base estaba, se hacían bastante bien las cosas. Hay un par de detalles que me gustaría marcar y que creo no son menores. Por cómo forma el equipo Munúa, o bien “arman” juego papelito o el diente según quién esté más atrasado o depende de Porras y Romero. Estos dos últimos están muy lejos de lo que han sido. Seguro (y espero) es algo pasajero, de momento, pero Nacional pide a gritos a Nacho (con ganas y sin lesiones) o que Amaral adelgace. Pero falla más que nada ahí, en esa zona. Después en líneas generales lo veo bien, más allá de las macanas normales que cometen jugadores que están acá, que si no las cometieran no estarían jugando acá, eso lo sabemos.
¿Qué decirle al pobre Espino que mete como caballo y extraña él solo más que todo Nacional a De Pena, cuando tira ese pase atrás tan arriesgado y sin sentido que deriva en el gol de juventud? Nada, no le podes decir nada. Y así con cada acción: como cuando Fuci sube y atropella la pelota hasta la línea de fondo del rival o levanta el centro directo al estómago o muslo de su marcador; como cuando Kevin lleva la pelota tan livianamente; como cuando papelito mete un enganche y después mete el pase atrás para que salga el defensa con pelota dominada; como cuando Porras tira un centro pasado o frontal a las manos de Carini; como cuando Nacho, el diente, Polenta, papelito x2 y Porras tiran los tiros libres a 5 metros del área y revientan la barrera. ¿Qué les podes decir? Y…de todo. Pero me parece que no da para decirles nada, por todo lo otro que hacen.
Nacional desperdició una nueva oportunidad, que era doble: de subir y a su vez de hundir al otro que es un volcán a punto de erupciónar en plena ruta 8 y ruta 102 lo que sería un desastre total que haría erupciónar cuanta vidriera haya en Zona América y en Carlos Gutiérrez.

Ahora a seguir remando de atrás cada vez con menos crédito y muy cerquita de hacer estallar el volcán de Jaime Cibils y Urquiza y varias de las Petrobras que hay en 8 de Octubre y aquella pizzería que antes era Pecos Bill y que ahora no sé cómo se llama.
Carlos A. Silva

Foto: Juani Bernaconi MQF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s