Necesidad

_MG_5527

Que Peñarol no atraviesa un buen momento no es ninguna novedad. El equipo dirigido por Jorge Da Silva llegaba al Centenario para jugar con Racing y acumulaba 5 partidos sin ganar. Sin dudas lo peor se había visto en el Copa Libertadores. Después de lo que fue el desastre de partido con Huracán que perdió sin mostrar nada de actitud y/o  rebeldía, vinieron las dos derrotas consecutivas con el Atlético Nacional de Medellín, la segunda de ellas por goleada en el Estadio en un partido muy pero muy malo.

Como en esto del futbol (Kesman es Keeeessmaaann) y como ya fue comentado MQF la alegría de uno es la tristeza del otro y viceversa, a Peñarol también le jode que a Nacional le vaya bien en la Copa. El único aliciente para el Carbonero es que en el campeonato Uruguayo aún no fue superado por su tradicional rival. Sería mucho peor porque Nacional está fortalecido luego de los duelos con Palmeiras.

Hoy había que ganar y no había vuelta. Jugar lindo lo dejamos para más adelante. Había que sobreponerse también a la cantidad enorme de lesiones y de bajas con las que se llegaba al partido. Valdés y Guillermo lesionados, Murillo lesionado, Tomás Costa y Aguiar no convocados. Encima, de último momento se bajaron Luque y Gianni Rodríguez. Así, el Polilla armó un cuadro que nunca había jugado para encarar este duro partido que bien podía iniciar la recuperación o profundizar la crisis.

Algo que nos llamó atención de movida: ante la falta de Valdez y Aguiar, Aguirregaray capitán de Peñarol. Con Forlán en cancha? Vamo arriba Diego. Un poco más de huevo y a ponerse el cuadro al hombro en las difíciles.

Arrancó mejor Racing llegando con peligro al arco de Guruceaga. Pero lo que era evidente era el estado de nerviosismo de los jugadores de Peñarol. A tal punto fue el blooper que protagonizó Buschiazo que casi pierde la pelota en el borde del área. Le hizo foul a Juan Pablo Rodríguez que era para tarjeta roja pero recibió amarilla. Al rato, hizo otra falta y el árbitro le perdonó la vida. No le quedó otra al Polilla que sacarlo de movida para el segundo.

Nada para destacar en el primer tiempo salvo algunos tiros de Forlán y algunas corridas de Aguirregaray que para bronca de la hinchada, no terminaba bien. La hinchada pedía más huevo ya en el primer tiempo. Lamentablemente, también se escuchaban cánticos violentos en alusión a la muerte del de un joven durante enfrentamiento de barras. No termina más esto? En Italia por ejemplo, te sancionan por cánticos racistas. Acá no se podría sancionar por cánticos asesinos? Difícil de instrumentar sin dudas, pero no le ponen ni un poquito de ganas.

Volviendo al partido, Peñarol de movida clava un golazo por intermedio de Maximiliano Rodríguez que le pegó de derecha cruzado y arriba, lejos del alcance de Contreras. Esto no fue suficiente para hacer que Peñarol salga fortalecido y en búsqueda del segundo. Todo lo contrario, se le vino Racing arriba y Guruceaga terminó siendo figura.

O sea, el hincha de Peñarol no tenía paz.  Se veía venir la noche otra vez más. Pero esta vez zafaron. Gracias a Guruceaga, la poca puntería de los delanteros de Racing y el error del juez que no pitó un penal por mano de Ifrán. Tuvo el segundo Peñarol y lo que pudo ser la tranquilidad, pero la gran jugada de Nández no fue aprovechada por Ifrán y luego Forlán sin ángulo le dio al travesaño.

Tres puntos obligatorios, necesarios y ainda mais. Ahora a seguir entrenando, recuperando jugadores y pensar en lo que viene que no es poca cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s