La garra a flor de piel

BRASIL - URUGUAY
BRA54. RECIFE (BRASIL), 25/03/2016.- Fernandinho (c) de Brasil disputa el balón con Matias Vecino (i) y Luis Suarez (d) de Uruguay hoy, viernes 25 de marzo de 2016, duante un partido por las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Rusia 2018 en la arena Pernambuco (Brasil). EFE/Sebastião Moreira

Fotos: EFE

Llegó el momento. Ya se habían jugados todos los partidos, ya habíamos hecho todas las cuentas posibles, sacado las conclusiones de los resultados vistos y solo faltábamos nosotros. Y obviamente estaba él, Luis Suárez, el “pistolero”, el “depredador del gol” (no no Romano… no te das cuenta que no pegó ese apodo mijo???). En fin, el mejor delantero del mundo por suerte es uruguayo y volvía después de casi dos años de la ya conocida y desmedida sanción. Ya pasó. Ahora estábamos todos expectantes por verlo jugar y hacer lo que él mejor sabe: Goles.

Ya lo había mencionado el colega Carlos A. Silva en este mismo portal. Se había hablado demasiaaaaaadooo de Suárez y quizás no tanto del partido. Incluso, escuché varias veces de ciertos avezados periodistas que “leían entre líneas” las palabras del Maestro en conferencias de prensa, y sacaban al Lucho de la lista de posibles capitanes para no ponerle presión y que patatín y patatán. No sé si es que no saben nada o si el Maestro lo hizo para joderlos, pero resultó que el capitán fue el Lucho nomás.

Fue impresionante ver salir a los equipos ayer en el Arena Pernambuco con Suárez y Neymar a la cabeza con sus respectivas cintas de capitán. Despojándome de todo hincha, se trataba de una fiel representación del fobal mundial: dos de los mejores jugadores del mundo al frente de dos de las selecciones con más historia.

Todo estaba pronto. Las picadas, las pizzas, algún asado a pesar del viernes santo, las copas, las birras, etc. Todo para ver a la celeste. Pero seguro te atragantaste cuando viste que nos clavaron a los 40 segundos. Te quedaste helado. No lo podías creer. La frase más repetida seguro fue “me estás jodiendo????”.  Sin dudas se hacía cuesta arriba el partido pero pensabas que se podía, porque es Uruguay y acá hay garra y se lucha y está el Lucho.

Pero pasaban los minutos y pintaba fea la cosa. Por momentos también lo que nos pintaban era la cara y empezaban las dudas respecto a la línea de cuatro improvisada que había puesto el Maestro. Fucile bailaba con Douglas Costa, el Palito le veía el número a Willian y a Dani Alves, mientras que Coates y Victorino no parecían mostrarse firmes. Encima llegó el segundo gol en una jugada que Palito no tuvo suerte y Muslera no estuvo feliz. 2-0 y como que no se veía posibilidad de mejorar.

El punto de inflexión (quería usar esa frase) fue el golazo de Cavani que nos puso en partido antes de comernos el tercero. El Palito, que se había quedado con bronca porque sabía que la había cagado hasta el momento, peleó una pelota ahí media sucia que hasta salió con caño a Willian. Después levantó la cabecita para meterle una bocha en la cabeza a Sánchez, quien se la bajó al Edin que definió de zurda. Después tuvimos algún otro acercamiento con Cavani pero lo mejor fue que terminara el primer tiempo.

Para el segundo tiempo ya se sabía que entraba el Tata González. La mayoría podría haber pensado que salía Vecino ya que era el “nuevo” y no había tenido una destacada actuación y además había que remar el partido. Pero no, sacó al Cebolla Rodríguez y dicen los que saben que eso fue lo que cagó a los brasileños. El Tata González cambió el partido.

El Tata y el Palito, que apenas dos minutos corrían del segundo tiempo y le metió un pase filtrado al Lucho que clavó el empate y a callar a los brazucas. Cómo gritaste ese gol, eh?? El Lucho tranqui. Como se esperaba, tuvo un gesto para con Walter Ferreira, fallecido hace poco tiempo. Cambiaba totalmente el panorama del partido y los locales veían como la cosa se les complicaba y se le iba de las manos.

El resto del partido estuvo un poco entreverado pero más que nada porque Uruguay pasaba a controlar el juego y sabemos que nuestro juego no es de lo más atildado. Pero se empezaba a vislumbrar que podíamos tener algo de chance. Y esa chance o más bien chances, se empezaron a ver sobre el final del match. La defensa brasilera encabezada por el bueno de David Luiz, veía venirse la noche y cada ataque de Uruguay generaba alguna chance. La más clara la tuvo Suárez, que aprovechó el error defensivo para quedar cara a cara con Allison, pero el remate fuerte se lo sacó con los pies. Mala suerte. Tampoco pudieron el Tata González en otra jugada clara y por último Stuani en un intento personal.

Terminó el partido y el empate 2-2 tenía gusto a victoria para nosotros y de derrota para los brazuca. Pero que se manejen ellos. Tuvieron la chance de golearnos y terminaron bastante cagados. No te digo que pedían la hora pero si seguíamos un poquito más se lo ganábamos seguro.

Te dejamos acá con algo que nos gusta a todos los uruguayos: escuchar y ver nuestros goles desde periodistas extranjeros.

Ahora hay que descansar y prepararse para el siguiente paso que es el martes que viene ante Perú en el estadio. Hay que ganar como sea. Con todo Uruguay!

Mitineé. MQF

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s