¡Tony! Aca, desde la vereda de enfrente.

Estamos criados para odiar a nuestros rivales. Mi generacion, la que empezó a ver fútbol cuando él empezó a jugar, nacimos y mamamos que si tiene la camiseta del otro cuadro, hay que odiarlo si o si. 

Eso no pasa con el Tony. 
Nunca me acorde de nadie que pertenezca a su árbol genealógico. El tipo a pesar de tener sobrados motivos para ser odiado (basta con repasar sus logros con el equipo de “enfrente”) siempre tuvo ese no se qué, que me llevaba a bajar la cabeza, morder la bronca y si tenía oportunidad, gritar más fuerte después un logro de mi equipo que no era el de él; y si no aplaudirlo por dentro en silencio.
¿Cómo lograr no ser odiado cuando hiciste tanto para serlo? Solo unos pocos pueden responder eso, y el Tony es uno. 

El ser respetuoso, el tener perfil bajo, el demostrar lo que disfrutaba haciendo lo que hacía dónde él más quería, imagino yo serán posibles motivos para lograr responder la pregunta anterior.
No sé si la mala suerte, o tal vez los malos contratistas o algun mal momento para estar fuera de ese sueño que tuvo de pibe, hicieron que este jugadorazo vistiera por tanto tiempo la camiseta de Peñarol. Esos motivos al menos son para los que estamos por fuera, pero seguramente por dentro él sepa que pasó con sus colores tanto tiempo como él quiso. 

Todos siempre nos preguntamos cómo podemos hacer para ponernos la camiseta de nuestro club y este loco redobla la apuesta, solo se pregunta: ¿cómo hago para sacármela? 
Y saber que hay alguien que vive el fútbol como yo, que trae la camiseta abajo de la piel, es emociónate. No importa con qué colores, menos si son con los colores de la vereda de enfrente; emociona y listo.

Por eso siempre fue bueno verte Tony. Porque fuiste uno de los que me hiciste aprender a perder. Y también fuiste uno de los que me mostraste como tenía que comportarme cuando ganaba. Y todo eso lo hiciste desde la vereda de enfrente, lo que hace más valorable tu accionar.
Mi generacion, que lamentablemente aprendió a odiar a aquellos que juegan bien pero con la otra camiseta, ya sabemos qué cosas debemos enseñarles a nuestros hijos cuando vean un tremendo jugador y un gran tipo con la camiseta del adversario: ¡pararse y aplaudirlo!
Y así, parado y aplaudiendo, te digo gracias Tony,  ¡Salu!
Carlos A. Silva

Anuncios

5 comentarios en “¡Tony! Aca, desde la vereda de enfrente.

  1. Ojalá mucha gente pensara como vos…somos muy pocos lamentablemente. Cuando se despidió Recoba yo sentí lo mismo siendo manya, los grandes jugadores hay que saber admirarlos sea del cuadro que sea. Si es del rival eterno también. Porque ahora pasarán muchos años para tener ídolos, hoy se van siendo niños casi, y la identificación con una camiseta es harto difícil. Yo empece a ver fútbol en el 75 y el cuadro de Peñarol se recitaba de memoria durante varios años, ahora para que un jugador juegue tres años es algo extraño.

    Me gusta

    1. La realidad ha cambiado desde ese año que comentas vos. Pero aún así, ya sea por corto tiempo, está mal visto aplaudir a un buen jugador con camiseta “ajena”

      Me gusta

  2. Lamentable, el tony no fue un gran jugador, fue idolo de cabotaje, y las despedidas se arman a grandes jugadores. Hablame de cedres, hablame de morena, del ptt correa. Y comparar la carrera de recoba con la de pacheco es siniestro. Pacheco fue uno del montón, tiene 3 campeonatitos locales y jugó solo en peñarol. Sobra este informe, yo como hincha de nacional admiro solo a los grandes jugadores

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s