¡Sabremos cumplir!

Que hace 16 años que no les ganamos(que en realidad son 5 partidos,  pero es más alarmante resaltar lo otro), que no tuvieron suerte por eso los pocos puntos ganados pero tienen tremendo equipo, que en la Copa América nos bailaron……todo eso y más escuchamos decir a la mayoría de los especialistas en la materia. 


Lo cierto es que cuando empezó a girar la pelotita, todo esto parecía influir en locales y visitantes. Muy buen comienzo de los venezolanos que sorprendieron a los celestes por su actitud y postura dentro de la cancha. El propio Tabárez lo mencionó al término del partido.
El costado derecho uruguayo parecia lo más flojo, Corujo y Coates desbordados por Adalberto Peñaranda (nombre típico de telenovela venezolana). Godín que aparte de ocuparse de Salomón Rondón (al momento que lo escribo suena en mi cabeza la voz de Javier Díaz), se le sumaba el dar una mano para tratar de controlar al joven y platinado delantero.
La más clara la tuvo el anteriormente mencionado, cuando después de varios rebotes queda larga la pelota y en un movimiento que ni el mismísimo Julio Bocca es capaz de hacer, Muslera le erra al esférico y le queda todo el arco a disposición a Peñaranda, que increíblemente “chuta”(esa es para vos Matinee) fuera. La única explicación posible es que la coincidencia de las primeras 5 letras de su apellido sean  las misma primeras 5 de un equipo del medio local que no le hace un gol a nadie(rebuscada pero de total veracidad).

Al momento que varios integrantes de MQF se preguntaban si Lodeiro estaba jugando,  llega el pase largo del Pato Sánchez, recepciona Suárez y se la pone en la cabeza al Nico que se sambuye y cuenta con la complicidad de la floja respuesta del arquero “vinotinto” y ¡GOL!

Así nos fuimos al descanso, y a la vuelta, lo mejor que nos podía pasar,  gol del Edin, que muchos se perdieron, los que estaban en el estadio por estar volviendo de comprarse el pancho y la coca, los que estaban en sus casas, tratando de taparse los oídos para no escuchar los mil sinónimos de J.C.


Y por ahí se terminó el partido, no hubo mucha oposición venezolana, y Uruguay después de un muy mal primer tiempo se vió con un camino mucho más sencillo para afrontar los últimos 45′.
Como para coronar una buena noche, Cavani anotó después de una muy linda jugada, su segundo personal y tercero charrúa.

A destacar el buen entendimiento de Gastón Silva y el Cebolla.
Fin de una primer vuelta de las clasificatorias que nos encuentra como nunca, primeros sólos y con exelente diferencia de goles, a disfrutarlo y valorarlo.

Chelo Rivero, MQF. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s