Sin límite 

Algo está pasando, pero no sé qué es. Solo se siente el piso vibrar y en mi ignorancia total sobre este asunto y otros, se pierde un poco quienes son malos y quienes son buenos a pesar de que está claro; pero a lo obvio yo suelo ponerle un manto de dudas. 
Más allá de eso (no estamos acá para ponernos en contra o favor de nadie) hay cosas que rompen los ojos y que parecieran no tener cotas (para no usar la misma palabra del titular, ando bien ¿no? Me sirvió el diccionario de sinónimos y antónimos que había en casa) y la falta de vergüenza es una de esas cosas que parece no terminarse más. 
Iba a poner a siguiente foto como imagen de portada:


Pero después lo edité y puse esa que esta que me tiró Google que parece ser una película de éste que hizo “¿que pasó ayer?” que lleva por nombre el título de esta columna.

¿Porque edite? Simple, porque me cagué. Con todo lo que está pasando con la gente de esta empresa (que es uno de los bandos en esta guerra que hace temblar los pisos) no daba como para arriesgarme a que me saquen la merienda en el recreo o me pinchen la bici en el bicicletero de la escuela. 
Es que mientras en este país ayer hubo una movilización de casi 500 jugadores, en los programas de esta empresa hablan de la sub 20 únicamente. 
No solo eso, en cada partido del fútbol local sucede esto:


los tipos que transmiten (que repito, son uno de los bandos en esto) son tan cortitos que cortan la imagen y hacen planos generales y no muestran lo que hay para ver. Pero con una desvergüenza tan patética que lo hacen aún sabiendo que hay decenas de fotógrafos viendo eso y publicado, dejando así más ridiculizada su actitud de ni siquiera comentar algo al respecto. 

No quiero caer en simplísimos, pero algo así uno se imagina que pasa en una dictadura: alguien decide que mostrar para que la gente crea solo eso. Pero en pleno 2017 (y no estando en Corea del Norte o Cuba) eso es ridiculo de incluso internarlo.
Y para hacer las cosas peor, pasa esto entre semana:


Estos dos deben sumar entre ellos nomas algo así como 10 millones de seguidores en Twitter (donde publicaron esta foto) y el partido donde mostraron esto fue visto por 6 millones de seres en toda la Vía Láctea sin contar los de la Tierra.
Aún así, sin vergüenza siguen tratando de tapar algo que no se qué es, pero seguro los hace quedar mal. 
No sé nada de derechos (ni izquierdos. Perdón, tenía que hacerlo) de imagen ni de contratos ni qué negocios hay atrás de todo esto y quienes los firmaron, pero seguro éstos tipos de ésta empresa tienen algo turbio atrás.
Y como frutilla de todo ayer cae un tal “pato” a imponer vaya uno a saber que en un medio radial que por más que sea liderado por un pobre tipo como es Julito, no tiene explicación racional alguna.
Pareciera no haber límites en este bando que forma parte de la guerra. Y por más divertido que es de ver cómo espectador, un poco cansa cuando te pones un poquito a pensar que tienen totalmente tomada nuestra pasión. (guiño)
Carlos A. Silva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s