Así si. Así no.

En el tiempo que he demorado en escribir esta columna he pensado y cambiado de opinión mucho. No sé si expresar mi lado caliente de que perdimos, mi lado emocionado de que vi a mi cuadro jugar muy bien cuando no lo esperaba, mi lado de chupado porque el poco profesionalismo de algunos de mis jugadores hicieron que no pudieran mantener el plan a pesar de las adversidades o mi lado tranquilo de que aún se puede pasar ésta fase en los próximos 90 minutos.
Como no me decidí aún por donde ir, la columna se armara con el entrevero que va saliendo a medida que escriba.

Justo cuando empezó a llover me enteré que no jugaba Aguirre, mala noticia; y que no jugaba Arismendi, buena noticia. 
Todo hubiese sido distinto con Aguirre, ya que Hugo no estuvo al nivel del resto del equipo y seguro Rodrigo hubiese empujado alguna de esa 3 jugadas que absurdamente no fueron gol, jugadas tan increíbles de ver que incluso después de cuatro repeticiones no podes captar qué sucedió para que no fueran gol. Ni siquiera el relato de JC hubiese aclarado la situación de cómo no entraron las pelotas esas al arco.

También todo hubiese sido distinto con Arismendi. Dudo que Nacional hubiese podido presionar y recuperar la pelota tan rapido como lo hizo. Cada botafoguense (¿?) que tenía la pelota era rodeado rápidamente y de manera inteligente (llámese sin hacer foul) por 3 de los nuestros. Y si por alguna razón salía de esa presión que se hacía para recuperar en 3/4 de cancha, la línea que quedaba atrás cubría bien ese pase que liberaba la marca, las pocas veces que pasó.
Nacional estaba enchufadisimo, y Tabaré estaba en ese día por semestre que tiene ganas de jugar. Ya sin ganas de jugar desnivela, imagínense con ganas. Ayer hizo lo que se le antojó, con velocidad y precisión. 
Como les dije, nacional género 3 jugadas de no gol absolutamente absurdas y dos escapadas a la presión bien cerradas atrás. 
Así si las cosas iban a salir bien. Así si Lasarte y súbditos. Así si.
Pero algo salió mal. Dos eventos normales de juego hicieron que la desconexión que sería la enemiga que debíamos evitar, apareciera.
El juez le puede errar, pero eso no puede hacer perder tu actitud. Ese penal que todos hablan, fue tan absurdo como esos goles que erramos. Y recibir un gol (y más por un error de coberturas de líneas que se corrieron más de lo necesario) también es una situación (junto con la de un error arbitral) que en el fútbol se da y es normal. No puede eso sacarte de tu plan, eso habla de falta de profesionalismo.
Yo ya se, y aún pienso que si aquel penal se cobraba y era gol, sería el premio necesario para un plan pensado por Lasarte de manera excelente y llevado a cabo por los jugadores de manera sublime. Y que el gol recibido te mata anímicamente, pero no es excusa para no seguir jugando.
Ese profesionalismo ausente en el día de ayer y las ansias de jugar para la tribuna primero por parte de todos los jugadores de nacional que peleaban y discutían cada vez que se daba la ocasión, hicieron que la desconexión apareciera y ya nada fuese como antes.
Tata, Polenta, Lasarte (y los nombro a uds por ser referencias, pero entran todos en esto que voy a decir): desde la tribuna yo no necesito ver que gesticulan, que gritan y que aparentemente están haciendo valer la historia de nacional ante un arbitro o jugador rival. No no. Desde la tribuna lo que queremos es que jueguen como lo hicieron ayer mientras estaban conectados. Ésa es la mejor manera de defender la camiseta, no poner cara de malo y esa actitud de “no me pasan por arriba”, así no.
El segundo tiempo ya fue un partido normal en el parque. No te digo que fue pésimo como los pasados recientemente contra Zulia y Lanús (que dicho sea de paso terminaron con idéntico marcador que este de Botafogo) donde no hubo expresión alguna de que Nacional estuviese al nivel de competición, pero casi; ya que se dominó el trámite, pero sin llegadas y con muchas corridas de ellos que no parecían controladas. El desorden se apoderó y fue así esfumándose la posibilidad de empatarlo.
Más aún con los cambios que no cambiaron nada. Kevin entro fuera de “timing” como siempre en esta temporada y Cohelo entró cuando no debía, lo pusieron a pelear y el pibe es eso, un pibe y terminó siendo contraproducente para el equipo más allá de tenemos muchas expectativas con él, pero no era el momento ayer para “quemarlo”.

0-1 y a salir a buscar la clasificación en un mes a Brasil. Pero tranquilos, Nacional puede perfectamente convertir allá, y más de uno. Las capacidades están, Lasarte sabe, eso lo sabemos todos, será cuestión de motivar y lograr que el equipo no se desconcentre. Botafogo no es ningún cuco, todo depende de nosotros.
Carlos A. Silva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s