Volvió el tongo

Amigos de MQF, cómo están? Como bien decíamos en la otra columna que hacíamos hoy, volvió la Eliminatoria Sudamericana después de varios meses. Hace tiempo que sabíamos que hoy se venía un partido crucial que enfrentaba nada más y nada menos que los rivales clásicos de todos los tiempos. Uruguay recibía a Argentina, la Celeste vs la Albiceleste y la gente como loca hacía rato que había agotado todo. Negocio redondo para la AUF que hizo un clink caja de 2 millones de los verdes. Recaudación en la que mucho tenía que ver el enfrentamiento Suárez-Messi. Pero nos quedaron debiendo el espectáculo y el partido terminó en un flojo 0 a 0 que aparentemente le sirve a ambos.

2017-08-31-PHOTO-00069442.jpg

Ya sabemos todo lo que se dijo cuando Suárez apareció lesionado en el Barça en un partido por los caramelos. Pero todo eso quedó atrás porque el Lucho se recuperó milagrosamente y pudo estar esta noche contra Argentina y contra su amigo Messi. Creo que para la mayoría de los futboleros, hayamos estado presentes o no en el Centenario, se trataba de esos partidos que estás todo el tiempo nervioso, tenso. No solo por la instancia sino también porque sabés que la vas a pasar mal. Y sí, estos mostros contra nuestros rústicos, teníamos todas las de perder. Creo que fue un acierto de Tabárez el renovar el medio campo, no porque los que entraron fueran mejores jugadores que los que salieron pero sí que tienen otra dínamica y despliegue. Así que afuera el Cacha y el Pato y adentro Nández y el Tata. Ya te adelanto que me pareció correcto lo de Nández, bien ubicado y ayudando bastante en la marca, y lo del Tata me pareció sacrificado. Lo enfocaron a los pocos minutos y el tipo ya era una sopa con casaca azul fuerte. Flojo en la entrega del esférico aunque atendió lindo a Messi.

2017-08-31-PHOTO-00069440.jpg

Pero bueno, al final no la pasamos tan mal, y al principio tampoco. Como que hubo mucho toque intrascendente, onda peruano, pero no llegaban a inquietarnos demasiado. Messi era el que tomaba las riendas y por momentos era el que más complicaba pero las veces que estuvo más claro se encontró con Muslera, que tuvo un muy buen partido. Como dicen, sobrio lo del meta uruguayo. Y nosotros nos dedicamos a defender como estaba previsto. Una imagen repetida era la de los argentinos tocando lateralmente en tres cuartos de cancha, ocho camisetas celeste/azul atrás de esa línea y dos tipos presionando o mas bien corriendo atrás de la pelota. El rubro pases (lease entregar el balón a uno de tu mismo color) estuvo flojo muy flojo. Más si lo comparábamos con los argentinos, que aunque intrascendente, se la pasaban entre ellos. Pero nosotros noooooo. Nos rebotaban las pelotas, la tirábamos por la línea y se nos iba afuera y ni te digo los bochazos que se supone son uno de nuestros fuertes, los tirábamos a donde había tipos de blanco y celeste. Como yapa, también desperdiciamos algunos tiros libres de esos que nos gustan a nosotros donde suben los zagueros y se arma tremendo racimo en el área. Los tiraban y rebotaban. No cabeceamos pelota ofensiva en todo el partido. Ni decirte una llegada elaborada. Era todo forzado o fortuito. Le cuento un intento a Suárez de lejos, un tiro del Cebolla que en el rebote pudo ser de Cavani y luego de Vecino. Todo esto en el primer tiempo. En el segundo creo que no tuvimos ninguna. Duro de ver. Pero como te decía, como que defendimos bastante bien y no lo pasábamos mal, aunque parecía evidente que si nos clavaban iba a estar durísimo para levantarlo.

2017-08-31-PHOTO-00069441.jpg

Sobre el final del partido no faltó lugar para la suspicacia, donde sin ser del nivel mostrado en otras eliminatorias, nos quedó la sensación que hubo tongo entre los jugadores para dejar el partido empatado 0 a 0. “Pacto de no agresión” lo llamaron los de la T en la transmisión. Lo más evidente fue en los minutos de descuento, donde los argentinos se aburrieron de pasarla lateralmente y nunca la tiraron al área siquiera. El árbitro peruano miraba el reloj a cada rato para ver que hacía y los argentinos que no la tiraban. Y así terminó el partido. Poca cosa para los que esperaban un lindo espectáculo. Mucho menos cosa para los que esperaban un triunfo Celeste. Al final hubo lugar para los besos y abrazos entre Suárez y Messi, de esos que los fobaleros enfermos como somos varios, no nos gustan.

Luego, con el partido terminado empezaron a aparecer los comentarios anti-maestro. Que siempre mismo, no jugamos a nada, no damos dos pases, otra vez el Tata, primer cambio Corujo, segundo cambio Stuani, y que pasa con Pereiro, ni pidas a Valverde, otra vez te guardas un cambio botón. A diferencia de nuestro slogan, un poca más de lo mismo. Nosotros ahora a descansar, siempre calculadora en mano y a preparar el partido contra los paraguayos que vienen gorditos después de comerse a unos huevones.

Germán Bello.MQF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s