Pasamos olímpicos

Se dice por ahí que quien hace algo sobrado, sin esforzase o sin sobresaltos que “lo hizo olímpico”, y así fue el paso de Nacional ayer por el Estadio Olímpico. Primera vez en la era moderna que Nacional iba a la cancha de Rampla Jrs. justo en un momento clave: había que aprovechar el traspié del clásico rival el día anterior que había dejado al bolso ahora si, dependiendo de sí mismo para salir campeón Uruguayo.

Y todos sabemos lo mal que le va a Nacional cuando tiene oportunidades. Hasta ayer, la seguidilla de buenos resultados perfectamente podría haber sido por jugar sabiendo que ya nada importaba, pero el partido en el Olímpico fue el primero en importar.

Al final la jugada salió bien, se ganó con claridad y se quedó en posición favorable (considerado el pésimo torneo que ha hecho Nacional hasta ahora) para poder salir Campeón.

Es que después de perder con El Tanque y de la manera que se dió, nadie imaginaba que Nacional tuviera otra chance, así que, al verse concretada ahora la chance, todo parece que será pan comido.

Pero claro, todo eso ahora al final del partido de ayer, porque durante el partido la cosa no pintaba bien y no me refiero a la imagen tan horrible como original de ver un partido de fútbol con agua de fondo. Me refiero al juego y la probabilidad que Nacional lo ganara, ya que en el primer tiempo esa probabilidad era cero. Creo que fue el partido más malo que alguna vez vi. Y soy hincha de Nacional y de Uruguay, así que sé de aué hablo.

Era todo un entrevero constante solo finalizado a veces con algún choque. Y no fue por el estado de la cancha, no. En este caso la cancha solo acompañó el estilo de juego. Fue algo muy difícil de digerir, incluso al punto que los relatos y comentarios de la T podían suavizar lo que se veía.

Asi que todo mal. Peor aún cuando se hizo presente en el Cerro la maldición más larga de la historia: La maldición de Rogel. Me río de las pestes que cayeron en Egipto, me río de la maldición de Barbosa el golero de Brasil del 50 y me río de la maldición de Garoto en America de Cali. La de Rogel es la más larga y dura de la historia de la humanidad toda.

El pibe sigue sin ligar una sola, mete un penal de esos penales que son bien obvios, evitables y que sabes que van a ser penal 3 segundos antes pero aún así suceden igual. Increíble.

¿Increíble dije? No, increíble fue el remate de ese penal. Rastrero y a colocar a la derecha del golero. Pero la pelota pasó a metro y medio del palo, del lado de afuera. Nunca vi un penal peor pateado en la historia. Además quien pateó tomó carrera desde el Troccoli más o menos. Inatajable incluso para coco “el ataja penales” Conde porque claro, la pelota pasó lejísimo. Fue una oda a lo que veníamos viendo.

Ni bien empezó el segundo tiempo, se notó que algo en Nacional había cambiado. No mucho, pero suficiente como para que empecemos a pensar que el partido era ganable. Depsues de una flor de atajada a un zapatazo de Zunino, el rebote es tomado por el propio rematador que le parte el arco a un golero que en lugar de tirarsele con las manos, se tira con el pecho, como si no hubiese tenido ganas de atajarlo. Tienen que verlo porque pasó desapercibido en la transmisión, pero es más increíble que el penal errado. Nuestro golero estrella y líder de MQF Marcelo Rivero imagino tendrá una opinión calificada al respecto. La pondrá en el comentario de esta columna imagino, pero por ahora quédense con mi opinión infundada.

1-0 y partido solucionado. Y no es que se solucionó con tenencia de pelota. No no, la solución fue quítarle la pelota a Rampla, si, pero para siempre. Ya que a partir de ahí, cada pelota que pasaba por Polenta, éste la ventaba al mar. Así como lo leen. Sin escrúpulos pero basándose en el reglamento (¿?) ya que les pegaba desde adentro de la cancha y en juego. Llegó un momento en que se vieron 3 pelotas flotando que serán levantadas mañana en la isla Martin García donde deben haber encallado si no es que les pasó el SeaCat por arriba.

Asique con Rampla sin tener la pelota, el partido estaba asegurado. Después, una anécdota el 2-0 de penal de Fernández y el final del partido. Nacional con vida otra vez, pero esta vez con vida propia, y eso es lo que complica.

Carlos A. Silva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s