RaRivercing

Jueves contra Racing, domingo contra River. Primero en el árido Nasazzi, segundo en el incompleto Parque. Mismo resultado en ambos solo que en primero fue un clásico 1-0 de pedo y en la hora y el otro fue el clásico 1-0 sobrado que debió ser 3 o 4 a 0.

Tan distintas las maneras de conseguir ese mismo 1-0 como los colores en las rayas no blancas de los rivales (ésta parte yo la imagino ya que soy daltónico y para mi verde y rojo son casi lo mismo, pero imagino que para ustedes son muy distintos).

Contra Racing fue de esos partidos difíciles de ver. No porque no se jugó a nada y todo era un desorden cosa que sí sucedió y ayudó a que complique ver el partido. Y tampoco por el hecho que era en el Nasazzi y eso como dije en otras columnas (Por ejemplo ésta) hace que sea incómodo pararse (o sentarse) frente al TV y ver esa cancha que aún con día nublado como estaba ese día da esa sensación de aridez y calor, y que incluso es imposible detenerse a ver los jugadores cuando por ejemplo cuando sacan un córner de la Olimpica de esa cancha, se ven los yuyos y plantas creciendo en las grietas del cemento. ¿Ubican lo que digo? Esos pastos duros que crecen en las baldosas rajadas que vaya uno a saber como nacen ahí, pero nacen cual cactus en algún desierto norteamericano.

Eso no fue lo que hizo que fuera difícil de ver, lo que realmente convirtió en un martirio ver el partido de Nacional vs Racing fue que mis hijos se despertaron de la siesta antes de lo normal y más pesados de lo normal y la madre justo no estaba: Imposible atender el fobal.

Pero fue así el partido, niños correteando sin mucho sentido. Y en una de esas corridas sin sentido vino el gol a los 93 de Zunino. Un gol bien pedorro para un corolario perfecto de un partido igual de pedorro.

Distinta fue la cosa ayer. River muy poco, pero aún así se vio un Nacional muy activo y generando mucho a partir del primer muy buen partido (había tenido correctos, o malos antes) de Aguiar que lanzó pases para todos lados muy precisos. Todo ayudado a que Viudez (a lo que no tiene más a Azabache para salir) andaba enérgico y además seguían en rendimiento parejo Oliva, De Pena y Bergessio. Entre esos estaba la cosa, colaboraba bien Fernández y mucho colaboró Arismendi desde la tribuna. El colo también estaba allí y lamentablemente debo decir que desde allí ayuda más; no está en un buen momento y justo cuando hay gente en ese puesto que si. Seguro volverá a su nivel pronto.

En 30 minutos ya tendríamos que haber ido ganando (¿estará bien usada esa conjugación? ¿Tendríamos que haber ido ganando? 🤔) 3-0, pero Nicola (Perez, no Carlos) tapaba todo.

A los 60 no pudo tapar un zapatazo de esos que son imposibles de De Pena que había recibido un buen pase de un Tata Gonzales que entró de lateral ante lesión del argentino ex Boca Peruzzi y que tapó todos mis “insultos” o dudas cuando lo vi calentar con más fuerza y le dije a mi hermano compañero de butaca: “¿al tata va a poner?” con el siguiente gesto 🙈.

Pero resulta que el tata metió dos o tres muy buenas e incluso desde ahí vino el gol del partido.

Depsues poca cosa más, Nacional bajó y River metió dos o tres córner medio de seguido al final que dio incertidumbre por si te clavaban de pedo, pero nada pasó.

Doble 1-0, en partidos distintos contra rivales distintos. No es un dato menor este último, recuerden que éste torneo lo organiza la AUF y no seria raro que te hagan jugar de corrido contra el mismo dos veces.

Carlos A. Silva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s