Gracias a todos

Sin dudas el 2-1 de Nacional sobre Atenas de hoy fue el mejor partido al que asistí en mucho tiempo.

Obvio que esa sensación se basa primero que nada en que se ganó y que el bolso está a poco de poder ser campeón del Apertura. Si eso no hubiese pasado, todo lo “bueno” que pasó después no hubiese sido visto de manera tan buena.

El juego en sí fue una porqueria meridiana. Atenas no hacía fuerza y Nacional no lastimaba con el control del balón y del juego. Todo eso hace que uno se vaya aburriendo, y a eso agréguenle que yo fui con mis dos bebes, y a ellos les cuesta mantener el interés en el partido, obvio. (Me cuesta a mi, imagínense a personas de casi 2 años y casi 5 años).

Pero el partido de hoy tuvo todo para que mis hijos fueran prestando atención al juego y no se aburrieran tanto y es por eso que les agradezco a todos.

En el primer tiempo pasó poco, y a los 30 minutos, medio que ya estábamos los 3 mirando para cualquier lado, mirando libritos y cosas así en plena tribuna.

Pero gracias al juez de turno (andá a saber quién era, no importa) se paró el partido. ¿El motivo? Parece que luces de un solo lado no eran suficientes a las 17:30 en un día nublado en abril. Así estaban desde que entramos a el parque, solo prendidas las luces de la Atilio, pero se fue oscureciendo y a pesar de que se veía, el tipo paró el partido y pidió se prendieran las de la Delgado. Era rara igual la decisión de quien fuese de solo prender una hilera sola (después entenderíamos el porqué).

10 minutos después que de a poco se fueran prendiendo los focos muy lentamente y de a uno (nunca entendí por qué no pueden prenderse de una, por qué tienen que calentar tanto, ¿en Wembley será así? Porque esto es así acá desde los 80s maso)

Y bueno, vieron que mientras el partido está parado la gente como que se alborota, y canta más y ta, eso hace que uno lleve la atención hacia eso, mis hijos también lo hicieron y yo agradecido que estiré un poco las actividades para hacer en la tribuna. Todavía tenía las hojitas para pintar, las galletitas para comer y los muñequitos para jugar. Todas cosas que por suerte no tuve que usar ya que ese párate me dió aire.

El partido siguió, y vino el gol del mama. Minuto 40 y yo sin verla por tv y solo viéndola en el estadio ya te digo que es foul del mama. Por el tipo de jugada y por el protagonista. Ojo, capaz que no.

El tema es que así se terminó el primer tiempo no sin antes yo haber ido a buscar unas tortas fritas tras el grito de: “¡tortafritero! ¡Acá! ¡Dame dos! … … ¡¡¡¿80 mangos?!?!? ¡Dame una entonces!”

Arrancó el segundo tiempo con todo, me refiero a los focos y que estaban todos prendidos, porque la intensidad del partido era nula. No baja, nula.

Igual poco importaba, ya se estaba ganando y con un equipo con cambios para descansar a varios para el martes, incluso muchos nos preguntamos por qué seguían jugando otros que seguramente jugarán el martes contra Santos caso Bergessio u Oliva.

Justo cuando mis botijas se estaban poniendo pesados de nuevo, ¡pum! apagón total. Excelente. Lo mejor que me podía pasar ya que estaba a un minuto de darles el celular y que le den de punta a “Dora la exploradora” o “Jorgito el curioso” (quienes son padres sabrán que ese momento de entregarles el celular es el momento que uno nunca quiere que llegue pero donde uno está tan superado y podrido y ya con todas las herramientas de distraccion o entretenimiento agotadas que ta, le encaja el celular con la culpa de que la mochila de Dora eduque a tu hijo pero así poder mirar el cuadro en paz).

Pero zafé, el apagón fue de lo mejor de la tarde (noche a esa altura) ya que la gente entró a cantar más y a prender luces de linterna en celulares (seguro no eran padres, los padres ya estaban sin batería de darles los celulares a sus hijos) y la verdad se montó un espectáculo hermoso.

La frutilla de la torta de ese momento fue la voz del estadio que antes de ingresar a decir “se cambió el generador y en 10 minutos se reanuda el partido” irrumpió con un “¡vamos todos!” mientras la banda de atrás del arco cantaba desaforada queriendo que todos sigan cantando cual si fuere un cumpleaños de 15. Excelente.

18 minutos después arrancó el partido a full. Otra vez, a full las luces porque el juego, cero.

Al ratito cayó el gol de Espino, que será todo lo que será, pero es Espino. Hay que quererlo. Y ahí con el 2-0 bajaron los insultos: “hace los cambios cacique”, “saca a este”, “hace descansar al otro”. Todo parecía indicar que el cacique era el maestro Tabarez, no metía un cambio. Tuvo que lesionarse Peruzzi para que se diera cuenta y ahí nomas tres cambios. Áfuera el lesionado, Oliva y Bergessio, adentro otros, y el tata. Aplausos aquí otra vez para la voz del estadio que a esa altura yo ya pensaba era uno de LBDP (la banda del parque, los energúmenos que saltan todo el partido) porque se agarró flor de mareo (ojo que no puse flor de pedo) ya que no sabía quién había entrado por quién y después de decir todos los nombres mal, tiro: salieron el 30 el 17 y el 24 y entraron el 9, el 19 y el 15. Exclente.

A todo esto ya todo era un quilombo, el partido no importaba, la gente estaba “rara”. Tan rara que en una metimos tres pases de corrido y entraron a cantar ole…. ole… ¡a Atenas! Señal que estaba todo mal. Todo han mal que hasta le anularon un golazo al colo Romero que celebró y celebró y no se dio cuenta habían cobrado offside, incluso seguía festejando al lado mismo del línea que tenía el banderín levantado, habrá pensado “éste debe estar marcando con el banderín que acá estoy yo que todos me miren a mi, buena onda el linea” aunque después cuando se enteró que no se lo habían convalidado lo rajó a puteadas.

Justo ahí el 4to árbitro mostró el cartel de adición: 18 minutos.

Mis bebes ya estaban pesados de nuevo, necesitaba otro apagón. Pero no pasó, lamentablemente.

Miro hacia atrás, a unas teles de los palcos, y el reloj de Tenfield marcaba 99 minutos. Faltarían 9 por jugar. “Me voy” dije, antes de que ahorque a uno de mis hijos.

En eso que me paro y junto la mochila con los pañales y los juguetes, y veo que el árbitro da el final. “Qué raro” pensé. “Habré visto mal o sacado la cuenta mal” y seguí caminado las escaleras junto a el resto que ya salía. En eso justo cuando ya estamos abajo del todo ya pegado al tejido veo que el juez mete una señalización bárbara y hace que jugadores que se habían sacado la camiseta se la pongan de nuevo y saca a los policías que se meten a la cancha una vez terminado el partido. ¡Ya habían incluso inflado las botellas del refresco! Con los gestos el tipo estaba diciendo: “mala mía, miré mal el reloj, se juegan 5 más”

Incredulidad total. Mis hijos re contentos porque estaban viviendo el ambiente enrarecido nuevamente, y por ende si ellos están entretenidos, yo también.

Nos quedamos mirando pegados al tejido (no íbamos a volver al lugar) y al minuto, gol de Atenas tras cagada de Arismendi. “¿Y ahora?” Pensamos todos. El ambiente rápidamente se tensó y se podía leer en el aire que “Si nos empatan hay que quemar todo”.

Por suerte el juez leyó eso también y lo terminó un minuto después faltando 3 para los que había dado y que incluso eran menos de los que faltaban jugar.

Incredulidad total y los de Atenas re calientes. E imagino los hinchas manyas que estuvieran mirando en sus casas mirando también.

Asique un partidazo, tuvo de todo, entretenido, con acciones y reacciones nunca vistas. Un espectáculo cuidado, un espectáculo en serio.

Ojo, en cuanto a fútbol y organización fue una mierda. No puede pasar eso de no prender la luz, no pueden apagarse cuando las prendes, no puede la voz del estadio ser un cualquiera, no puede uno tener que saltar carretillas y bolsas de portland y algún ticholo al entrar a la tribuna, no puede el juez no saber contar, no puede el mama mandarse esa cagada, no puede el juez terminar el partido dos veces y fuera de tiempo. Pero en cuanto a diversión de mis hijos, buenísimo. Gracias a todos lo que lo hicieron posible.

Carlos A. Silva

Anuncios

Un comentario en “Gracias a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s