Lejana obsesión

Amigos de MQF, cómo están? Si son Manyas, seguramente desilusionados con lo que vimos el pasado miércoles en Tucumán con la derrota de nuestro carbonero querido 1 a 0 frente a los locales del Atlético Tucumán. Balde de agua fría o baño de realidad? Puede que haya varias opiniones, en fin, bravo de definir, pero lo que quedó claro el otro día es que no solo estamos complicados para clasificar sino que muuuuy lejos de conseguir la sexta.

La verdad tengo muy pocas ganas de escribir esta columna porque me gana la desilusión, no se me ocurre nada nuevo para decir y mucho menos chistoso, pero vamos a ver como sale. Lo que rompe los ojos para cualquiera que ve fútbol seguido es que el equipo perdió muchísima intensidad. El año pasado nos comíamos crudos los rivales y hoy nos cuesta seguirle el ritmo a equipos como este Atlético Tucumán que es medio pelo en la Argentina. Ponele que en Bolivia no se jugó del todo mal y que en Paraguay jugamos un buen partido hasta que se tiraron atrás y vinieron los errores que costaron el partido, pero en Tucumán jugamos realmente horrible. Además la tremenda racha de lesiones a la que ayer sumamos otra grave como la de Corujo que se confirmó se rompió los ligamentos. Pobre Chiche que ligó mal en la jugada y se quedó sin posibilidad de selección, si es que había alguna. Pero hay que sumar que dos jugadores supuestos titulares como el Lolo y Lucas Hernández no pudieron siquiera salir a la cancha.

Ya el planteo del partido por parte de los equipos fue una cagada ya sea para hinchas propios que querían ver a su equipo ganar como para hinchas neutrales que quisieran ver un buen partido. La cancha no parecía ayudar pero la verdad que pasaron pegándose, cortando el juego, tirándose por lesiones y jugando realmente feo al fútbol. Si no me equivoco, cero tiro al arco del Manya y uno de Tucumán que encontró a Dawson bien parado pero en donde al jugador argentino “lo dejaron hacer”. Dentro de lo horroroso del partido, ponele que los que tenían que estar más preocupados eran los de Tucumán, que el empate los complicaba mucho para pasar. Los de Peñarol seguro pensaban que para el segundo tiempo el equipo podría mejorar.
5aea5560f1c45.jpeg

Y fue así! Mejoró Peñarol durante los primeros minutos y tuvo la chance de abrir el marcador luego de gran jugada de Canobbio que dejó servido el gol para Maxi Rodríguez. Pero la pelota no venía limpia lo que se dice limpia y se notó que el argentino quiso como “apretar” el remate pero se le fue alto y se perdió la única chance que tuvimos en todo el partido. Luego de unos minutos vino el gol de Tucumán en una jugada rápida donde nos agarraron mal parados y donde Franco Martínez lo marcó a Díaz dándole 2 o 3 metros para que el tipo hiciera lo que le pinte y terminó matando a Dawson. Luego del partido, el Leo Ramos, hábil declarante como pocos, dijo que “el gol vino en nuestro mejor momento”. Tenés razón Leo, pero no te la jugaste mucho ya que con lo espantoso que habíamos sido, el haber generado una chance y haber pasado la pelota dos o tres veces entre jugadores de amarillo y negro, fue sin dudas “el mejor momento”.

Y fue eso, un momento, porque después tuvimos media hora de partido para hacer algo y no hicimos nada. Nada de tirarle el equipo arriba, el peso de la camiseta, cargar con lo zagueros, nada. Triste forma de terminar un partido de copa libertadores tan importante. Para colmo se lesionaba Dawson y parecía que tenía que salir pero aguantaba. Lesionado y todo nos salvó un par de veces. Un fenómeno el Kevin pero daba lástima ver que hasta el golero estaba mal físicamente. Ah! y no comenté el hecho que el golero de ellos había salido sentido. Bueno, no le vimos las manos al golero suplente. Podría haber sido un Mazurkievicz o un Biglianti. Nunca lo sabremos. Sobre el final, nos dimos el lujo de bancarnos (o fumarnos, no se) que nos jugaran 5 o 6 minutos contra la raya cerca del corner.

1525294565_539402_1525299981_noticia_normal.jpg

Con este resultado quedamos muy complicados ya que Libertad y Tucumán empatan entre ellos en Paraguay y nos dejan afuera sin importar lo que hagamos. Pacto de no Agresión que le dicen. Así que de la ilusión por ganar la sexta, tendremos que quedarnos con la posibilidad de ganar la primera….sudamericana. Está claro que no es lo mismo pero para lo que es la realidad de nuestro fútbol, no un premio nada fácil ni mucho menos despreciable. En cualquier escenario, hay mucho para mejorar. Jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, a laburar y ponerse las pilas.

Germán Bello. MQF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s