Empezó

MUNDIAAAAAALLLL ¡si papá! ¡Empezó! Locura total, ansiedad, emoción; ¡todo! Aaaaarrrgggghhhhhh….

Solo un mundial puede hacer que yo escriba de nuevo en MQF. ¿Habrá sido todo planeado? ¿Habrá sido todo una gran obra macabra para hacerme el cosa sabiendo que iba a volver porque el mundial lo requería? No. Fue de pedo pero así se dieron las cosas.

Y todo para que en 30 días se termine todo y nuestras vidas vuelvan a ser la porqueria que son durante 3 años y 335 días. ¿Y para que yo me vuelva a ir de MQF? Capaz que si. No se.

Pero vayamos a lo que se vivió hoy. No se ustedes, pero a mi en el mundial me gusta ver detalles, más allá de los deportivos (que en realidad son los que menos me importan) cosas como la carteleria, los gráficos, formatos de redes en arcos, decoración de balcones en estadios, cosas así, estoy para esa, y estoy en mi salsa durante un mundial que hay miles de esas cosas. Y en este le agregamos el tema del VAR.

Pero acá estamos no para hablar de mi tara, sino de lo que pasó hoy.

Ceremonia apertura o de inauguración a las 11 decía la programación. ¡Minga! 11:45 arrancó. 15 minutos duró. Escueta, básica, simple. Todas cosas que parecieran que son negativas, pero no. Porque la verdad es que solían ser demasiado, ya los brasileños le habían bajado el tono hace 4 años y uno pensaba que era porque andaban con una pobreza importante, pero se ve que es una decisión tomada esto de acortar y bien tomada en este caso.

La ceremonia constó de una tarima pequeña con forma de balón, el gordo Ronaldo entrando con un pibe (no debutando con un pibe, a leer bien) que entregó en manos de un veterano que me costó sacar quien era. Daba por sentado era algún artista ruso pero entró a cantar canciones de Robbie Williams (o Robin Williams, nunca supe quien era el actor y quien el cantante) y ahí entré a dudar. ¿Será que ese es Robbie Williams? Pero estaba lleno de canas. Bueh, resulta que era…

🎤”i just wanna feel, feel loved…”🎼 me encontré cantando de repente…. ¡que temazo!

Bueno, cantó Robbie, un cra. Acá somos “Robbie friendly” sépanlo.

Después entró una loca que cantaba tipo ópera en un pájaro de carton. Bizarro.

Luego, mientras cantaban (fueron 3 temas nomas) entró una rubia que estaba más buena que ella misma con la pelota y la dejó por ahí para que la pateara el gordo Ronaldo con el pibe que había debutado (debutado en la ceremonia, mal pensados. No todos son Pelé) y la atajara Zabivaka que había entrado cual zorro alzado atrás de la rubia anteriormente mencionada.

Y listo, a desmontar todo mientras Robbie metía el tremendo hit “rock dj” al lado de los fotógrafos que ya se disponían a sacar las fotos del inicio del partido que estaba por comenzar.

Y acá la mala noticia: al final no estaba tan por comenzar. Faltaba que hablara Putin e Infantino. Típico embole y para peor nadie entendía nada. Salió Vladimir en un cuadro de imagen no bien planeado ya que tenía dos micrófonos redondos bien peludos que justo le quedaban a la altura del pecho y daba imagen de vestimenta de Madonna en algún vídeo ochentoso.

Hablaron bastantes pavadas, y al fin arrancó la emoción. Bah, emoción por decirle de algún modo, porque ni siquiera siendo de nuestro grupo es fumable un Rusia vs Arabia.

Antes, a ver los gráficos que eran así:

Iguales a los de tenfield ¿vieron?

Y bueno, arrancó un partidazo que dió lo que prometió, lo que imaginábamos: ver a dos cuadros horribles peleando por cuál era el más horrible.

Por suerte apareció el gol rápido que ayudó a olvidar lo que estábamos viendo. Inmirable, son horribles los dos. Les tenemos que ganar solo en el primer tiempo, debería sobrar el segundo en los dos partidos.

Bueno, gol de cabeza a los 10 minutos de Rusia, después golazo por definición a los 30 creo. 2-0.

Ahí todos con la misma pregunta: ¿que puse en la penca yo? Ahí fui a chequear y en dos ya le había errado y las otras 38 seguro también estaban mal. Porque haces 40 pencas y todas te salen distintas, anda a saber por que.

Segundo tiempo y nadie sabía porqué seguíamos mirando. Ya se había aplacado la emoción mundialista y no había más motivos.

A mi personalmente lo único que me atraía era ver la relación y gestos en el palco después de cada gol de el jeque Árabe, Putin e Infantino que estaba de mediador.

A los 70 otro gol de cabeza. 3-0. Y después un 4to sobre la hora y un 5to mucho mas sobre la hora aún.

Y ahí la pregunta: ¿en el palco están a las piñas los mandatarios? No, no estaban. Pero uno tenía cara de “te saco todos los pozos petroleros y anda a comprarle nafta a Trump” y el otro cara de “le suelto en cualquier momento 10 misiles a este barbudo encapuchado”

El temor de que se terminara el mundo fue solo eso, por suerte. Yo le agradezco a Infantino que se ve les aplacó los ánimos y salvó a toda la raza humana.

Y ojo, 5-0 del local que no nos sirve. Si empatamos mañana, estamos afuera. Quiero que lo sepan.

Carlos A. Silva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s